Aprendizaje Socioemocional en la Escuela: Una Tarea Pendiente

 

A fines del año pasado asistí a un seminario donde habló el profesor representante de Chile en el Global Teacher Prize, Ruperto Pizarro. Al ser consultado sobre qué sería lo primero que haría en caso de ser nombrado ministro de educación, sin pensarlo contestó que promovería programas de inteligencia emocional. Su visión es que para mejorar el aprendizaje más que clases innovadoras y entretenidas, lo fundamental es el vínculo con los alumnos y las relaciones interpersonales que se crean en la sala de clases.

 

Desde que Daniel Goleman popularizara el término inteligencia emocional, hay cada vez más conciencia de la importancia que tiene el adecuado desarrollo de ciertas habilidades "no académicas" para la formación de niños, niñas y adolescentes. Numerosas investigaciones demuestran que este tipo de habilidades se relacionan con mejores rendimientos académicos, mayor autodisciplina, mejores relaciones interpersonales, mejor clima escolar, menores tasas de conductas de riesgo en la adolescencia, mejores salarios en la adultez, mejor salud física y mental y una mayor satisfacción con la vida, entre otros hallazgos. Por su parte, los avances en neurociencia permiten establecer que este tipo de habilidades son maleables, es decir se pueden aprender.

 

Según CASEL, (Collaborative for Academic Social and Emotional Learning, www.casel.org ) reconocido organismo internacional para la investigación y promoción de programas de Aprendizaje Socio Emocional (ASE) en las escuelas, éste es definido como “el proceso a través del cual niños y adultos adquieren y aplican efectivamente los conocimientos, actitudes y habilidades necesarias para entender y manejar emociones, establecer y alcanzar objetivos positivos, sentir y mostrar empatía por otros, establecer y mantener relaciones positivas y tomar decisiones responsablemente”

 

La OCDE, está realizando un estudio acerca de las habilidades socioemocionales de más de 90.000 estudiantes de diferentes países, y ha señalado que: "las habilidades socioemocionales han revelado ser influyentes para muchos aspectos importantes de la vida, pero también para el desarrollo y uso de las habilidades cognitivas." 

 

Por esto decimos que las habilidades cognitivas suman y las habilidades socioemocionales multiplican el conocimiento.

 

<