top of page

Autoconciencia Positiva, la clave para conocer nuestras emociones, pensamientos, y valores.


Recientemente un reporte de CASEL informa que recientes investigaciones han mostrado que cuando se trata de aprendizaje socioemocional es mejor comenzar por desarrollar las habilidades intrapersonales que las interpersonales. Las habilidades intrapersonales son aquellas que nos permiten relacionarnos con nosotros mismos y gestionarnos. Esto es así porque las habilidades sociales o vinculares, y la toma de decisiones, requieren capacidades autorregulatorias. La autoconciencia es una de las habilidades intrapersonales, quizás menos conocida que la autorregulación, pero muy fundamental para desarrollar una identidad positiva y actuar en el mundo desde un lugar de suficiencia, con autonomía y un alto sentido de autoeficacia. Pero no cualquier autoconciencia es positiva…"

La autoconciencia, de acuerdo a CASEL comprende las habilidades para comprender las propias emociones, pensamientos, y valores y cómo influyen en el comportamiento en distintos contextos.

La autoconciencia, de acuerdo a CASEL comprende las habilidades para comprender las propias emociones, pensamientos, y valores y cómo influyen en el comportamiento en distintos contextos. Esto incluye la capacidad de reconocer las fortalezas y limitaciones con un sentido de confianza y propósito bien fundamentado. Según los expertos en autoconciencia, esta se refiere a la capacidad de reflexionar sobre diferentes aspectos de uno mismo. Las personas con alta autoconciencia se caracterizan porque pueden describir detalladamente sus sentimientos, sus cualidades, sus defectos, sus sensaciones, etc. Por ejemplo, se ha visto que las personas con diagnóstico de depresión suelen tener una alta autoconciencia, pero negativa. Sus percepciones y sus descripciones están teñidas por los altos niveles de emocionalidad negativa que caracterizan su trastorno. Por lo tanto, cuando CASEL asocia la autoconciencia con el desarrollo de una identidad positiva, se está refiriendo a un tipo de autoconciencia que es ecuánime, y que permite un grado de autocompasión que favorece la aceptación y valoración de uno mismo.


Cuando las personas, adultos, niños, niñas y adolescentes, desarrollan este tipo de autoconciencia, tienen mejor regulación emocional, mayor autoestima, más conciencia del autocuidado y mejores relaciones interpersonales.


Quienes se han dedicado a investigar este tema han asociado la autoconciencia positiva al mindfulness. El mindfulness puede ser considerado una práctica, pero para muchas personas es más bien una actitud, una disposición o cualidad de la mente. Una mente “mindful” es una mente con autoconciencia positiva.


Este ámbito de la autoconciencia implica ciertas habilidades que pueden desarrollarse:

  1. Observación: se refiere a la capacidad de notar las cosas que nos pasan, interna y externamente. Puede ser desde las sensaciones corporales hasta darse cuenta de las emociones y los pensamientos que tenemos.

  2. Describir: se refiere a la capacidad de poner en palabras lo que observamos, con detalle. Para ello el desarrollo del lenguaje es muy importante, se dice que el lenguaje es el vehículo para la autoconciencia.

  3. Dirección de la atención: es la capacidad de actuar dándose cuenta de lo que se está haciendo. Muchas veces actuamos en piloto automático, y cuando esto es constante tiene consecuencias negativas para el bienestar.

  4. Soltar los eventos de la mente: esto se refiere a la capacidad de observar lo que sucede en la mente como un tercer espectador. Esto sería como si la mente fuese el cielo, y en este cielo un día sale el sol, otros días hay muchas nubes, otros días llueve, ec. Pero detrás de todo eso siempre está esa bóveda azul. Bueno, las emociones, las percepciones, los pensamientos, los deseos, son todos eventos que pasan por la mente pero no son la mente. Entonces, se puede tomar distancia de ellos sin aferrarse.

  5. Autocompasión: Para una autoconciencia positiva es fundamental tratarse con bondad. Todas las personas tendremos emociones que no queremos sentir y pensamientos que pueden hacernos sentir mal. Lo importante es no criticarnos por ellos, sino observarlos, entenderlos y luego es posible transformarlos si es necesario.


Es tan importante la autoconciencia positiva que le hemos incluido como una de las competencias básicas que medimos en nuestro Barómetro Socioemocional.


El mindfulness es una práctica que favorece las habilidades de autoconciencia con este enfoque en la ecuanimidad con uno mismo. Por eso, este mes hemos realizado un taller de mindfulness como un regalo para docentes y asistentes de la educación, quienes están en estos días celebrando sus profesiones. Les dejamos el link para que puedan disfrutarlo y compartir con sus colegas y seres queridos.


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Comentarios
No se pudieron cargar los comentarios
Parece que hubo un problema técnico. Intenta volver a conectarte o actualiza la página.
bottom of page