top of page

¿Cómo potenciar a tus docentes y al mismo tiempo cuidar su bienestar?



La mayor influencia de los directivos escolares en los estudiantes es a través de un liderazgo efectivo sobre los docentes (Eyal y Roth, 2011). Sin embargo, a veces los directivos o líderes escolares parecen olvidar esto, y se enfocan en las necesidades de sus estudiantes más que en las de sus docentes. Obviamente es importante que entiendan las necesidades de los estudiantes, pero siempre con la mayor conciencia de que para atender esas necesidades su mayor impacto será a través de su influencia en los docentes.


Es ser como un director de orquesta. El o la directora no hacen la música, sino que dirigen a sus músicos para que la música aparezca, y cada uno y cada una tiene un instrumento diferente.


Proponemos potenciar al equipo docente a través del uso de las fortalezas del carácter de la psicología positiva, ya que ha demostrado tener una alta relación con el buen funcionamiento y también mayor bienestar (Park, Peterson y Seligman,2004).


Normalmente se ha mirado el uso de programas del carácter orientados a estudiantes. La semana pasada hablamos de esto en nuestro blog. Pero adultos sin carácter no serán capaces de modelar las virtudes que quieren inculcar.


Para potenciar a los docentes es necesario reconocer y apreciar sus fortalezas de manera genuina. Esto requiere entrenar un foco apreciativo sobre las personas por sobre un foco en los déficits, tan usual en nuestra cultura educativa. Las fortalezas son un recurso, quizás el principal recurso, para mejorar, y muchas personas ¡ni siquiera las reconocen en sí mismas!


Absolutamente todas las personas tenemos fortalezas, que no las sepamos ver es otra cosa. Puedes dar retroalimentación sobre las fortalezas, de manera casual en una conversación, de manera formal en un feedback individualizado, de manera grupal en un consejo escolar, a través de un mural de fortalezas, incluso rescatando las fortalezas que los estudiantes aprecian en sus profesores y fomentando estas mismas prácticas entre docentes.


También es necesario ayudar a los docentes a identificar sus fortalezas y motivarlos a encontrar formas de usarlas para mejorar su trabajo. Puedes usar el test via de las fortalezas por ejemplo, para que todos conozcan su perfil distintivo, y luego conversar con cada persona sobre sus resultados. Invitar a los docentes a reflexionar sobre sus fortalezas y cómo las pueden usar cuando dan clases, para cultivar relaciones con sus estudiantes, para aumentar el trabajo colaborativo o en cualquier ámbito en el que tengan que desarrollarse.


El uso de las fortalezas no sólo promueve la excelencia sino también el bienestar. Las fortalezas inciden en las actitudes, las emociones y el comportamiento. Cuando las practicamos conscientemente nos sentimos más felices y auténticos. Si nuestras fortalezas son reconocidas aumenta la autoeficacia y la motivación por mejorar cada vez más.


Usa nuestro vocabulario de fortalezas para tener un lenguaje positivo para potenciar a tus docentes y al mismo tiempo cuidar su bienestar.


コメント


bottom of page