top of page

Más allá del Aprendizaje Académico

Más allá del aprendizaje académico



Este es el título del primer reporte de resultados de la encuesta sobre habilidades socioemocionales (SSES, Survey of Social and Emotional Skills) de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), un esfuerzo del organismo por comprender cómo las habilidades socioemocionales se relacionan con el desempeño académico y el bienestar de los estudiantes a nivel internacional.


Hoy queremos difundir y compartir estos resultados con las escuelas chilenas, porque sin duda la SSES se transformará en un referente para las políticas educativas de los próximos años.


El propósito de esta encuesta es poder entregar a los países información sobre el desarrollo socioemocional de sus estudiantes. Identifica factores familiares, escolares y ambientales que promueven o impiden el desarrollo de las competencias socioemocionales. Explora cómo las políticas educativas de los países y sus contextos influencian estas competencias. Pretende mostrar que se puede producir información válida, confiable y comparable sobre las competencias socioemocionales a través de diversas poblaciones y contextos.


Se busca responder a preguntas que son relevantes para el ASE

¿Qué competencias se relacionan con diversos resultados como el desempeño académico, el bienestar psicológico o las relaciones sociales?

¿Qué factores familiares inciden en el desarrollo de estas competencias, tales como los estilos parentales, o el nivel educacional de los padres?

¿Cómo, cada colegio y los docentes, influencian el desarrollo de las mismas, a través de prácticas pedagógicas o el currículum?

¿Cómo lo hacen los contextos sociales, tales como las amistades o la participación en actividades extracurriculares?

¿Cómo se diferencian todos estos factores en los distintos contextos culturales y a lo largo del desarrollo de los estudiantes.


La decisión de la OCDE en estudiar y promover el desarrollo socioemocional se sustenta en numerosa evidencia que muestra el impacto de estas competencias para el bienestar de cada persona y el progreso de las naciones. Así se describe en su reporte del año 2015 “Competencias para el progreso Social. El poder de las habilidades socioemocionales.” También se basa en el hecho de que hay numerosa evidencia que muestra que también estas competencias son maleables, modificables, y que la infancia y la adolescencia son períodos críticos para la adquisición de las mismas.


Las competencias que se incluyen en esta medición se tomaron del modelo de los 5 Grandes rasgos de la personalidad. Se consideraron 3 competencias para cada uno de los 5 rasgos y se agregaron dos adicionales.









1. APERTURA A LA EXPEREINCIA

  • Curiosidad

  • Tolerancia

  • Creatividad

2. RIGUROSIDAD EN EL DESEMPEÑO

  • Responsabilidad

  • Autocontrol

  • Persistencia

3. CONEXIÓN CON OTROS

  • Sociabilidad

  • Asertividad

  • Energía

4. COLABORACIÓN

  1. Empatía

  2. Confianza

  3. Cooperación

5. REGULACIÓN EMOCIONAL

  1. Optimismo

  2. resitenacia l estrés

  3. control emocional

6. COMPETENCIAS ADICIONALES

  1. autoeficacia

  2. motivación de logro


Algunos resultados relevantes de esta primera muestra fueron los siguientes:


Las competencias socioemocionales, en general, salvo tolerancia y asertividad, disminuyen en la adolescencia, especialmente optimismo, confianza, energía y sociabilidad.

Esta tendencia es más marcada en las mujeres que en los hombres.


En promedio los hombres muestran mayor regulación emocional, sociabilidad y energía. Las mujeres muestran más responsabilidad, empatía y cooperación con otros.


Hay importantes brechas socioeconómicas en el desarrollo de estas habilidades, mostrando una tendencia que también se observa en los resultados de la prueba PISA.


Las competencias que más predicen los desempeños académicos son persistencia y curiosidad. Una sorpresa de los resultados fue que en el grupo de 15 años, la resistencia al estrés y la sociabilidad se relacionaban con bajas calificaciones. No así en los estudiantes de 10 años.


El nivel socioeconómico es la variable más relacionada con las expectativas de educación futura de los estudiantes.


Las competencias socioemocionales se relacionan fuertemente con la salud mental.


Durante la adolescencia disminuye la satisfacción con la vida y el bienestar psicológico y aumenta la ansiedad, especialmente en las mujeres.


Todos estos resultados muestran correlaciones y no relaciones de causalidad. Por ejemplo, no podemos establecer si los estudiantes tienen mejores notas por ser más curiosos o si, al tener mejores notas esto los lleva a volverse más curiosos e involucrados con su aprendizaje., Eso es algo que hay que seguir estudiando en mayor profundidad.


Es interesante ver cómo la variable socioeconómica sigue siendo tan fuertemente predictora de casi todos los buenos resultados de los estudiantes. La OCDE ha señalado ya que aún queda mucho por hacer en términos de equidad en educación y pocos países han logrado reducir significativamente las brechas. La pobreza y la segregación parecen ser un factor tremendamente potente para reducir las oportunidades de los estudiantes. Los estudiantes en estas condiciones de vulnerabilidad sufren tremendas dosis de estrés crónico y agudo y reciben poco apoyo social, debido a que sus familias están bajo la misma presión.


Las escuelas con conciencia de esto pueden transformarse en verdaderos amortiguadores de este tipo de trauma, y pueden entregar herramientas a sus estudiantes para fortalecer su resiliencia y conectarlos con todo su potencial.


Si quieres conocer más detalles de este reporte y reflexionar con nosotros sobre el futuro del aprendizaje socioemocional en Chile, no puedes faltar a nuestro encuentro del próximo jueves 30 de octubre a las 9 am. Inscríbete.




Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
Comentarios
No se pudieron cargar los comentarios
Parece que hubo un problema técnico. Intenta volver a conectarte o actualiza la página.
bottom of page