top of page

Motivación escolar: ¿Qué hace la diferencia?

¿Qué hace la diferencia?


“Yo siempre les digo a mis estudiantes que son capaces, que pueden lograr más. Hablo con ellos pero después siguen igual, no encuentro las palabras para motivarlos.Es como si no me creyeran.”


Este relato es un resumen de lo que muchos y muchas docentes nos cuentan sobre lo que les pasa cuando se encuentran con estudiantes que no se conectan con el aprendizaje, y que se muestran totalmente amotivados. Los resultados que hemos visto con nuestro Barómetro Socioemocional confirman de alguna manera esta realidad. Así los equipos docentes se autoevalúan positivamente respecto su mentalidad de crecimiento o altas expectativas sobre sus estudiantes, sin embargo, cuando les preguntamos a los estudiantes sobre su propia mentalidad de crecimiento o sobre cómo creen que son las expectativas de sus profesores, el resultado no es tan positivo. Es como si no les creyeran.


Decirle a los estudiantes que son capaces no es suficiente, porque no basta con que los docentes crean, esa convicción tiene que estar dentro de cada estudiante. No tienen que creerle al profesor, tienen que creer en sí mismos.


¿Cuál es la clave para poder motivar a las y los estudiantes? ¿Hay algo que haga la diferencia?


Un aspecto fundamental para la motivación es el sentido de competencia. Las causas de la amotivación tienen mucho que ver con la desesperanza aprendida, la creencia de que no se tienen las capacidades para mejorar en algo. El típico ejemplo es el de la creencia en que se es malo para las matemáticas, entonces para qué se va a esforzar, luego tendrá malos resultados y eso reforzará la creencia inicial.


Un problema más grave es con aquellos estudiantes que no muestran motivación por ninguna área del aprendizaje. Es muy probable que en ellos haya una desesperanza sobre las posibilidades de alcanzar logros en el aprendizaje en sí, o una desesperanza sobre la relevancia que puede tener el aprendizaje para cambiar sus vidas o para alcanzar sus propósitos.


Estudios sobre la motivación (Deci y Ryan, 2018) indican que hay ambientes más favorables para esta que otros. A continuación presentamos un cuadro comparativo sobre algunas características de los ambientes de aprendizaje, que puede orientar sobre qué hacer para que nuestros estudiantes crean sí mismos y aumenten su curiosidad y amor por el aprendizaje.






Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
Comentarios

Comparte lo que piensasSé el primero en escribir un comentario.
bottom of page